Una abogada consigue para un exmarido condenado por violencia de género medidas similares a la custodia compartida