La presunta parricida de Godella declaró que encontró a sus hijos muertos y los enterró