Entre delirios y lucidez, la madre de Godella espera a que el juez acuda al hospital para tomarle declaración