Investigadores confirman que decorar la casa para la Navidad antes de tiempo provoca una sensación de felicidad