Primeras denuncias contra la funeraria El Salvador de Valladolid: hicieron negocio con su dolor