“Cada vez estamos más lejos de la dieta mediterránea”: comemos el doble de carne roja y azúcar necesario