El Mar Menor, una joya del ecosistema peninsular a merced del barro y todo tipo de residuos