Educación sin tecnología, la apuesta de los padres dueños de las grandes multinacionales tecnológicas