El 'ejército de la escoba y la manguera' trabajan sin descanso en Sant Llorenç