Plástico disoluble y no tóxico para la naturaleza: el invento ecológico de una empresa valenciana