El presunto asesino de Mónica Borrás había convivido con el cadáver en su casa casi un año