El Ertxaina fallecido llevaba, según los sindicatos, 13 horas trabajando