La España vaciada también se queda sin bares