España vuelve a las terrazas entre la euforia y el miedo