La Masella, Girona: nunca antes una estación de esquí del Pirineo había abierto en el puente de Todos los Santos