Estudiantes con beca para estudiar en Italia han retrasado los vuelos por miedo al coronavirus