Los vecinos de La Laguna, en La Palma, empiezan a vaciar sus casas por miedo a la llegada de la lava