Todo apunta a un fallo humano en el accidente aéreo de Mallorca en el que murieron siete personas