Un familiar encontró el cadáver de la mujer asesinada en Pontevedra al ir a buscarla a la hora de comer