La fiebre interminable por comprar en Doña Manolita: esperas de hasta 3 horas en cola