'Filomena' nos convierte en nórdicos