La ola de frío polar afecta de lleno a la península, la peor parte la viven los indigentes