Fruta en vez de bollería: un instituto de Logroño quita la máquina expendedora de colesterol