El fuego prende la indignación en Cantabria