Las fuertes tormentas arruinan los cultivos: miles de hectáreas han sido arrasadas por la lluvia