Una ganadería de Álava instala un sistema para medir las emisiones de metano en rumiantes