Las guarderías se están quedando vacías por miedo al coronavirus