El final de los halógenos: no se podrán ni fabricar ni vender a partir del 1 de septiembre