Humanos envasados en bandejas de supermercado para denunciar el consumo de carne en Madrid