El humo de los incendios de Estados Unidos cruza la península y llega a Baleares