El cielo en llamas: el humo de los incendios tiñe San Francisco de naranja