Ibrahima Shakur, el inmigrante senegalés que no dudó en arriesgarlo todo para ayudar a Samuel