El coronavirus deja una imagen insólita de la noche en Salamanca, una ciudad desierta con luces de Navidad