La fuerza del viento complica el incendio de Llutxent, que continúa con dos focos activos