La policía intenta penetrar en la red de denuncias falsas de Infancia Libre