S’Illot, la localidad mallorquina donde la riada alcanzó su anchura máxima