El 'ángel de la muerte' asegura entre lágrimas no haber tocado una jeringuilla