El padre de Julen y su prima fueron testigos de cómo el niño caía y luego sollozaba