El juez considera que el kamikaze borracho que mató a un joven en Madrid sí tenía intención de hacer daño