El lanzallamas de Tesla se vende como rosquillas