Las lluvias torrenciales obligan a desalojar a cientos de mallorquines