La madre de la pequeña Sara, culpable de su asesinato, “jugó a la ruleta rusa con su hija"