La Comunidad de Madrid justifica la mejora en los datos por las restricciones por barrios y los cribados masivos con antígenos