Ante el maltrato, no mires para otro lado