Una mampara permite a los ancianos comunicarse con su familia en una residencia de Ciudad Real