Un nuevo dispositivo buscará indicios de Manuela Chavero, desaparecida en Monesterio hace dos años y medio