Más cerca de Julen: la máquina perforadora ha penetrado ya 15 metros