La marcha nórdica, una aliada para tratar los efectos de la covid persistente, según un estudio en Barcelona