Romina fue atendida en un centro de salud por una paliza de su marido tres días antes del crimen