Desde hoy el uso de mascarillas es obligatorio y las multas por no llevarlas podrían ascender hasta los 600 euros